Cactus Ambientación

Al momento de comenzar a diseñar las invitaciones para su casamiento, son cientos de preguntas las que se les cruzan por la cabeza. Que no queden sólo ahí: transmitan todas sus dudas e inquietudes al diseñador de las tarjetas, para que logren un trabajo conjunto y que cada uno termine el proceso de manera satisfactoria. Piensen que esas tarjetas son la carta de presentación de lo que será su boda, por lo que deben quedar perfectas y sobre todo, representarlos.

Actualmente, las tarjetas se pueden realizar en papel o digitales, para poder enviarlas por correo electrónico o por alguna plataforma de mensajería instantánea. En ambos casos, deben tener una guía de preguntas para charlar con el diseñador, y que todo quede tal como lo esperan.

Si se deciden por tarjetas en formato papel…

Aquí les compartimos algunas de las preguntas que les pueden surgir mientras conversan con el diseñador, o que deberían contemplar hacerle.

La Apasionada

¿Cuáles son los tipos de papeles con los que trabajás? ¿Podés realizar invitaciones con papel reciclado?

Según el motivo y el estilo que tendrá la boda, conviene tal o cual papel. Si además, prefieren que la boda tenga una impronta eco-friendly, consulten sobre las alternativas para llevar a cabo esa gran idea.

¿Tenés experiencias en invitaciones de bodas? ¿Podemos ver algunos trabajos que hayas realizado?

Es muy importante que el diseñador que elijan, sepa de qué se trata trabajar invitaciones de bodas, y mucho mejor si les puede mostrar ejemplos de otros trabajos, para que queden tranquilos, y hasta puedan inspirarse.

Sketch

¿Cuánto tiempo demorarías en realizarlas? ¿Existe una instancia para poder verlas antes del envío?

También deben tener en cuenta cuál es el tiempo que demorara el diseñador en tener listo todo, incluidas las impresiones. Si bien muchas veces las invitaciones se encargan varios meses antes, tener un tiempo estimado de demora, nunca viene mal. También está bueno que el diseñador les brinde la opción de poder ver una tarjeta terminada antes de imprimir el resto, para ver si todo está tal como lo ordenaron ustedes.

¿Contás con servicio de envío a domicilio? ¿Eso tiene costos extras?

Otro factor a tener en cuenta es cómo llegarán las invitaciones a los hogares de cada uno de los invitados. Para ello, consulten si es que el diseñador cuenta también con ese servicio o deberán contratar un servicio de correo aparte.

Si eligen tarjetas digitales…

En el caso de que prefieran hacer las tarjetas de forma digital, estas son algunas de las preguntas que deberían tener en cuenta.

Deco Design

¿Podés realizar modelos más personalizados, como con fotografías nuestras?

Las tarjetas digitales pueden realizarse de manera más informal, y hasta incluir fotos de ustedes o alguna animación. Consulten con el diseñador cuáles son las opciones que les brindan en este sentido, y que además vaya a tono con el estilo de la boda. Al ser digitales, también pueden explorar otras opciones, como los videos cortos.

¿Tenés una página web o alguna plataforma en donde se puedan ver otros diseños?

Antes de decidirse por un diseñador, es bueno que puedan ver diferentes alternativas de trabajos anteriores en su página web o en algún muestrario que tenga vía online. Siempre es necesario conocer el trabajo de la persona con quien van a trabajar. Y que este sea una persona dispuesta a cubrir todas sus expectativas y que sea receptivo a todas sus inquietudes.

Birdy

¿El envío vía online queda a cargo de la empresa? ¿Por cuál plataforma suelen enviar las tarjetas?

Por último, también deben tener en cuenta cuál es la plataforma por la cual enviarán las invitaciones, y si el diseñador o la empresa se encargan de hacerlo. Generalmente se lo hace a través de correo electrónico, aunque también existe la opción, cada vez más usada, de hacerlo a través de Whatsapp u otro servicio de mensajería instantánea.

Comenzar con la organización de la boda es una de las tareas más lindas para realizar en pareja. Entregar las tarjetas a su familia y amigos es la muestra más latente de que la boda está viento en popa, y sólo restan unos meses para finalmente convertirse en una hermosa pareja de recién casados. ¡A disfrutar cada momento del antes, el durante y el después!