Deco Design

Lo multimedia ha llegado para quedarse también dentro de la industria de las bodas. Las invitaciones virtuales son una nueva tendencia, que cada vez logra más adeptos. Consiste en enviar a través de alguna plataforma, una tarjeta personalizada que contiene exactamente los mismos datos que una impresa. Te contamos más detalles acerca de qué se trata y por qué es una opción que deberían tener en cuenta.

Sumarse a las tendencias nuevas que surgen día a día es animarse al cambio y apostar a lo diferente, lo que no significa que lo clásico deba ser dejado de lado. Un casamiento es un momento único, y por ello, hay modalidades y estilos para cada pareja.

Una opción más económica

Sin duda, imprimir tarjetas de casamiento conlleva un presupuesto, que puede variar según el estilo, el papel y la cantidad. Una de las principales ventajas de entregar invitaciones virtuales es que, como mucho, gastarán en alguien que les haga el diseño, si es que no lo hacen ustedes mismos. No tendrán que preocuparse por gastos de sobres ni envíos.

¿Quién hace invitaciones virtuales?

Por supuesto, dentro del mercado de las bodas, existen proveedores que se dedican también a trabajar con los modelos y diseños de tarjetas de boda para entregar de manera virtual. En ese sentido, existen los diseñadores con los que deberás conversar sobre qué es lo que quieren para sus invitaciones: desde el color, si incluir o no fotografías, qué tipografía, entre otros.
De igual manera, también es posible que ustedes mismos elaboren sus propios diseños. En nuestra web encontrarán herramientas para crear tarjetas virtuales, de forma muy simple, y sin costo. ¡A hacer volar la imaginación!

Una opción eco-friendly

Si son una pareja preocupada por la situación del medio ambiente, y buscan reducir al máximo el impacto negativo de sus acciones en él, las invitaciones virtuales, sin lugar a dudas, serán su opción preferida. Esto puede ser claramente compatible con utilizar materiales reciclables en la decoración de la ceremonia y del salón, propios del estilo DIY.

Estilos infinitos

Cuando se decidan que finalmente quieren entregar invitaciones a través de internet, llega la hora de buscar qué van a reflejar en el diseño. Al empezar a pensarlas, se encontrarán con que hay miles y miles de motivos, y les costará decidirse por uno. Por eso, primero definan si quieren que sea un estilo clásico, minimalista o un estilo más arriesgado y moderno. Eso les achicará bastante más el espectro.

Pueden incluir diferentes tipos de letras, fotografías suyas, incluir un poema o la frase de alguna canción. Pueden hacerlas en una sola gama de colores, o jugar con varias tonalidades, para invitaciones más llamativas. Opciones hay miles: exploren, jueguen y experimenten, hasta dar con la indicada.

¿Cuándo y por dónde enviarlas?

El tiempo de anticipación suele ser una decisión sumamente propia de la pareja, que dependerá de cuánto tiempo de compromiso lleven, cuánto tiempo de organización destinaron, etc. Lo recomendable es enviarlas de dos a tres meses antes, para que los invitados dejen sus agendas libres para ese día, sobre todo si deben viajar para llegar al casamiento.

Respecto a la vía para enviarlas, pueden hacerlo a través de un e-mail, pidiendo siempre la confirmación de que llegó de forma correcta, o a través de las diversas aplicaciones de mensajería instantánea, una opción más informal, pero absolutamente correcta. Una opción más jugada si se quiere, es compartir la invitación por redes sociales y etiquetar a los invitados. Siempre recuerden pedir a sus invitados una confirmación de la recepción y la asistencia.

Imprimir algunas para los que no se amigaron con la tecnología

Obviamente, habrá algunas personas a los que no podrás invitar de forma virtual, quizás porque no manejan ninguna de las plataformas o no tienen celular. Para ellos, imprimí la misma versión del diseño, pero en formato papel. De esa forma, nadie se quedará fuera de la celebración.

Las invitaciones virtuales llegaron para quedarse, y cada vez ganan más lugar, sobre todo dentro de las parejas jóvenes. Como pudieron leer, es una forma original de acercar la invitación a tus familiares y amigos, además de ser económicas y cuidar al medio ambiente. ¡Anímense a hacerlo de esta manera!