Chacra Arte & Eventos

En la organización de las mesas, la numeración resulta un elemento funcional para que todos los invitados puedan ubicarse en sus lugares asignados sin inconvenientes. Cuidando de buscar un diseño y tamaño fáciles de leer, los invitados evitarán sentirse perdidos entre la multitud al encontrar rápidamente su espacio personal. También es un detalle que responde al estilo de la boda y la ambientación en general. 8 sugerencias.

1. Detalles en madera

Un elemento que otorga calidez a la ambientación de los espacios es la madera. Simplemente un cartel de madera, una rodaja de tronco o un corte rústico con la inscripción del número de mesa se suman al arreglo floral de la decoración. La madera y las flores hacen del conjunto una decoración bucólica, ideal para un casamiento campestre.

Dream Team Fotografía

2. Botella de vino

Para una boda en el jardín, pueden redecorar botellas vacías, frascos o tarros de cristal con diferentes materiales y darles el número de mesa, o aprovechar los recursos y utilizar las mismas botellas de vino que van a ofrecer a los comensales. Pueden adosar etiquetas a las botellas elegidas, diseñadas en la papelería nupcial, pisando y sustituyendo la etiqueta de la marca.

3. Toque minimalista

Si buscan una idea minimalista, sencilla de elaborar, una pequeña pizarra negra con el número en tiza marca las líneas simples y los colores puros que requiere esta corriente creativa. La comunicación esencial se habrá logrado sin accesorios llamativos. Un detalle floral, una única flor, es el toque elegante y distinguido para completar la composición.

Marbar

4. Arte con mosaiquismo

Un mosaico con el número de la mesa puede ser una idea artística original para las bodas. Si se les dan bien las manualidades y les gusta el mosaiquismo, o con un tutorial y una galería de fotos, pueden imaginarse los indicadores de mesa y dar un toque muy creativo y personalizado al casamiento, para lo cual necesitan piedras de la playa, cerámica, terracota o vidrio.

5. Libros

La decoración con libros está muy de moda en las bodas. Y la numeración de las mesas es un posible ítem para incorporarla. La idea es que los libros tengan tapas avejentadas, para encontrar un formato romántico. El número se adosa en la tapa con un estilo rústico chic, una mezcla de aire de campo pero con pinceladas elegantes.

Dream Team Fotografía

6. Experiencias

Una idea pensada sobre todo en función de los invitados que se sentarán en una mesa en particular es vincular los nombres elegidos con el grupo de comensales. Así pueden armar las mesas de “los primos”, “los tíos”, “la oficina”, “el taller”, entre otras opciones que serán muy personales para cada pareja. Una variante de esta opción es elegir nombres de ciudades o lugares en común con esos invitados.

7. Por años

Esta idea consiste en numerar las mesas con las distintas épocas de las vidas de cada uno. Deben elegir fotos de ambos que equivalgan al mismo año para los dos. Luego se componen marcos simpáticos con las fotos de los dos y el año correspondiente. Lo más tierno es poner fotos de la infancia y la primera juventud, cuya sensación cercana y familiar se traslada de inmediato a los invitados.

Okey Producción

8. Con nombres temáticos

Se puede combinar con una boda temática, cuyos ejes se trasladen a los distintos elementos del casamiento. Entonces los nombres que elijan para las mesas se referirán a la temática elegida; por ejemplo, nombres de libros, ciudades, películas, canciones, flores, frutas, especias, vinos, colores, meses, entre muchos más.

Punta del Este Resort & Spa


Es importante ponerse de acuerdo en las elecciones y no tomar elementos sueltos, si no intentar conseguir una coherencia entre cada elemento. Por otro lado, algunas opciones les caen mejor a bodas más íntimas y otras, a casamientos más concurridos. ¿Cuál eligieron?