Diego Piuma
Diego Piuma

El maquillaje es lo que hará sentirte radiante el día de tu boda, y por eso juega un papel muy importante. Un servicio personalizado que considere tus hábitos de maquillaje relajará tus nervios. El estilo y los tonos que elijas son primordiales para realzar tu frescura y naturalidad. Estos consejos te ayudarán a lograr un maquillaje que te acompañe toda la jornada con un acabado perfecto e impecable.

1. Hora del casamiento

El primer factor de debés evaluar es la hora de tu casamiento. El maquillaje será distinto si el casamiento es de día o de noche. Las bodas de día requieren maquillajes suaves y frescos, sobre todo por la luz del sol que influye en su apariencia y muestra todos los detalles, incluso, aquellos que quieras ocultar. Bases ligeras color mate y tonos naturales y sutiles que resalten tus facciones son excelentes. Por el contrario, si la boda es de noche, con líneas más definidas, la intensidad puede elevarse, maquillajes más oscuros o brillantes en los ojos que logren un equilibrio estético con tonos más claros en los labios, siempre cuidando la discreción.

Pedro Lampertti
Pedro Lampertti

2. Espacio abierto o cerrado

Si tu boda se celebra al aire libre o en un espacio cerrado, la luz natural o artificial también incidirá en tu maquillaje. Los tonos y las texturas serán diferentes. Cuando te acompaña la luz natural, los colores cálidos son los ideales. Con luz artificial, habrá más cantidad de maquillaje porque este tipo de luz tiende a absorber el color o a alterar la apariencia. Los polvos mate ayudan a reflejar la luz. Buscá productos resistentes, de larga duración y de buena calidad, que no exijan muchos retoques. Principalmente, ¡a prueba de agua!

3. Según el tono de piel

El estilo que elijas para maquillarte va a depender del color de tu cabello y del tono de tu piel. Las propuestas son diferentes. Para pieles claras se recomiendan los rosas suaves para labios y colores pasteles para las sombras. Para las morenas, colores brillantes para los labios y sombras en tonos verdes o azules. La nueva tendencia trae los rojos, borgoñas y fucsias, especialmente bonito para pieles oscuras. Es importante que un día antes de la boda puedas preparar tu piel con cremas de limpieza e hidratantes.

4. Prueba de maquillaje

Para lucir perfecta y natural, como un reflejo de vos misma y no con una apariencia artificial, la prueba de maquillaje te da la oportunidad de saber si te va a gustar el resultado. O bien, ¡querrás cambiar de maquillador! Si el profesional no te conoce de antes, es fundamental que plantees tus dudas y menciones cuáles son las virtudes que querés resaltar o los defectos por ocultar. Una charla informal sobre tus hábitos de maquillaje, tonos y colores, tipos de piel, posibles alergias, todo será información valiosa al momento de buscar tu estilo particular. Es recomendable realizar una prueba completa y, mejor aún, si coincide con la prueba del peinado. Así lograrás ver el look completo y un maquillaje impecable que realce toda la naturalidad de tu rostro.

Pedro Lampertti
Pedro Lampertti

5. Según el estilo de la novia

Es importante que conserves tu estilo o logres una combinación apropiada que te guste para borrar todo rasgo de inseguridad. Tus hábitos de maquillaje son la base de la que debe partir tu maquillador. Si estás acostumbrada a tonos oscuros, probablemente los matices suaves te hagan percibir como si estuvieras a cara lavada. Por el contrario, si casi no usás maquillaje, entonces no querrás lucir recargada. Que no te obsesione un protocolo que no va con tu personalidad. Lo importante para que puedas disfrutar de tu día es sentirte cómoda y auténtica, y sobre todo, ser vos misma.

Las manos de un profesional te asegurarán un resultado óptimo. Por otro lado, que la prueba de maquillaje te haga sentir a gusto con el resultado y no dejes de asesorarte sobre la resistencia y durabilidad del maquillaje. Encontrá un equilibrio que te haga notar radiante. ¡Maravilloso!