Puede Besar a la Novia
Puede Besar a la Novia

Organizar una boda lleva varios meses en los que se pueden presentar una gran cantidad de desafíos y obstáculos y, por ende, estrés. ¿Se puede realmente disfrutar todo este proceso en pareja? ¡La respuesta es que sí! Solo de trata de saber tratar con paciencia cada tarea, ser organizados, y en especial, recordar que el objetivo final es tan maravilloso que nada debe opacarlo.

La organización lo es todo

La manera más fácil de que todo salga mal es que no exista ningún tipo de plan ni cronograma de actividades a seguir. Cuando esto surge, y se intenta hacer todo sobre la marcha, realmente se pierde la esencia y resulta imposible llevar adelante una organización placentera. Por eso, la principal sugerencia es que, antes de comenzar a hacer nada, se sienten los dos juntos, mate de por medio, y vayan armando los pasos a seguir y tareas a hacer por los próximos meses.

Mango Fotografía
Mango Fotografía

Controlar y compartir horarios de la pareja

Como organizar la boda es tarea de dos, es necesario que ambos sepan que deberán dedicarle varias horas de su vida, independientemente de si tienen una wedding planner (donde seguramente deban destinar menos horas). Por ello, fijen de antemano qué días y en qué horarios se ocupará cada una de tal o cual tarea, teniendo en cuenta su trabajo, sus actividades extra, cuidado de sus hijos si los hubiere y demás.

Conversar cada decisión

Antes de tomar cualquier decisión, deben conversar acerca si están de acuerdo ambos. Esto puede influir en el estilo de boda que desean, en la temática y otros aspectos. Por eso, para evitar una discusión innecesaria, no tomen decisiones de manera unilateral y charlen con sus parejas si algo les hace ruido o no les gusta. Ser respetuosos de las opiniones del otro es fundamental.

Cámera Presutti
Cámera Presutti

Atenerse al presupuesto

Uno de los puntos fundamentales para ahorrar dolores de cabeza: respetar el presupuesto. Por ello, armen una planilla en donde consignen de cuánto es el dinero aproximado (y cuál es el tope, sobre todo) para costear cada aspecto de la boda. El dinero siempre es motivo de discusión, pero si se tiene un control sobre él, el estrés será mucho menor.

Pedir ayuda no está mal

De seguro que ustedes dos son un gran equipo. No obstante, cargarse solos sobre sus espaldas la tarea de organizar su boda no es necesario. Las familias y amigos están siempre dispuestos a dar una mano, y si se lo piden, mucho más. Organicen una tarde de amigos y armen todos en conjunto los souvenirs, preparen la mesa o simplemente llamen por teléfono para pedir un contacto. Todo ayuda cuando se trata de hacer más liviana la tarea difícil de gestionar.

Encontrar espacios para despejar la mente

El estrés que se traslada a la pareja durante el tiempo de la organización no es bueno. Por eso, más allá de que sigan los consejos de arriba, quizás el más importante es que encuentren instancias de disfrute para los dos. Vayan un finde a alguna cabaña alejada, salgan durante la semana al cine, o simplemente a cenar una noche. Durante el tiempo que dure esa actividad, intenten no conversar sobre ningún aspecto organizativo del casamiento. Verán que bien se sienten con algo tan sencillo.

Patricia Arias
Patricia Arias

Confiar en manos profesionales

Otra forma de realmente poder disfrutar los meses que llevará darle forma al casamiento, es contratar una wedding planner, que por su experiencia, sabe exactamente qué hacer en cada caso y con lo que la pareja le pida. Por este motivo, y para que se queden mucho más tranquilos, barajen la posibilidad de costear por este tipo de servicios. ¡No se van a arrepentir!

Se vienen meses llenos de tareas, pero de las tareas más lindas que les tocarán hacer en sus vidas. Nunca está de más recordar que el amor es lo que los llevó a encarar este hermoso camino y, que aunque a veces todo parezca lleno de obstáculos, el sol sale siempre.