Alantigua

El verano se presta para organizar una boda al aire libre, en un jardín o una estancia, incluso en el patio de la casa si las dimensiones lo permiten. Los platos tienen que hacer hincapié en los productos de temporada, lo que les asegura a los novios una satisfacción total por parte de los invitados. Serán platos más ligeros, con gran protagonismo de frutas y verduras. Tips para disfrutar de un menú veraniego.

1. Productos de temporada

Para el verano es un valor agregado incluir verduras y frutas de temporada. Como buena decisión les asegura calidad en la comida y platos más sencillos de elaborar que seguramente van a gustar a la mayoría. Las combinaciones de estos productos dan por resultado sabores muy gratos al paladar y las opciones frescas caen mejor al disfrute veraniego.

Fantasy Garden

2. Tipo de menú

De acuerdo con el tipo de boda que hayan elegido, más formal o más relajada, las opciones de menú pueden variar de un formato cóctel, con aperitivos, finger food, showcooking, o un menú buffet, en el que los invitados se arman sus platos. Se destacan las ensaladas, las tortillitas, las verduras rellenas y las brochetas, entre otros.

3. Aperitivo

Los aperitivos refrescantes y los tentempiés, como una buena tabla de campo o una mediterránea con variedad de bruschettas, son infaltables en una boda al aire libre, disfrutando de las temperaturas cálidas, del entorno y de los encuentros casuales con amigos y familiares. No quedan atrás las tablas de queso, aunque siempre dependerá del gusto de los novios, ya que pueden resultar productos algo calóricos.

Martín Delgado Catering

4. La comida

Los sabores más suaves y ligeros ayudan a pasar el calor y no causan pesadez. Las ensaladas son buenos tips para reemplazar comidas con mucha crema o salsas. Las carnes magras y los pescados funcionan muy bien en menús veraniegos, sin olvidar las opciones vegetarianas. Por otro lado, cuidando la conservación de los alimentos, las mesas buffet y las islas temáticas son ideales para que cada invitado elija su plato y se sienta satisfecho.

5. Bebidas

Cumplen un papel muy importante para que los invitados no pasen un momento incómodo por el calor. Las bebidas son una prioridad para la temporada estival. Aguas saborizadas o limonadas refrescantes, jugos naturales, algunos cócteles, cervezas artesanales para maridar con los bocaditos son algunas ideas. Las barras de cócteles son de los especiales para un casamiento de verano.

Alfredo Ferreira

6. Postre

Nada mejor que un postre helado o sorbetes frutados como broche de la comida. Otra opción es pasar directamente al candy bar con variedad de postres, helados y un buffet de frutas. Con una estética delicada, puede resultar una idea irresistible al momento de disponer los dulces y la torta de bodas.

7. Tartas individuales

Pensando en la torta de casamiento, una opción muy elegida por las parejas son los cupcakes en reemplazo de la clásica torta. Para una boda de verano resulta una modalidad más que aceptada porque son más prácticos considerando las temperaturas, más fácil de conservar en frío. Aunque los novios no tienen que privarse del clásico corte si además se reservan una pequeña torta simbólica.

Catering Sosa

8. Conservación

La temperatura resulta un factor para tener en cuenta a la hora de disponer los alimentos. Los expertos en catering sabrán salvar la situación porque están preparados para ello. Es importante la refrigeración de los alimentos antes de servir la comida y evitar así cualquier circunstancia que ponga en riesgo su conservación.

Una idea para inspirarse y obtener pequeñas miniaturas para la mesa de bodas son los mini food, un menú atractivo para el verano. Y un dispensador de limonada fresca es el broche de carácter anglosajón que no viene nada mal por las latitudes del sur.