Ser una de las amigas especiales de la novia o del novio implica que tenés que lucirte a la hora de buscar tu look. Una de las estaciones más lindas para festejar una boda es el verano. ¡Y los vestidos son los más lindos! Esta estación te da muchísimas más posibilidades para elegir tu look. Hoy te dejamos consejos para un outfit a tono con tamaño festejo.

Una estación para lucirte

Por las temperaturas más agradables, el verano permite usar vestidos que te dejan lucir esas partes de tu cuerpo que más te gustan. Los vestidos con tirantes, con mangas cortas o con escote strapples son los preferidos para mostrar el bronceado sin contar que además son muy cómodos.

El verano también te permitirá mostrar más las piernas. Los vestidos cortos son unos de los outfits más elegidos, como sinónimo de frescura, pero también de elegancia. A la hora de elegir qué tipo de vestido te va mejor, hay que tener algunas consideraciones.

¿Día o noche?

Una buena noticia es que en cualquiera de los dos tipos de bodas podés usar un vestido corto. La cuestión será definir el tipo de género que queda mejor para el día y cuál para la noche.
Si el casamiento será después de las siete de la tarde, las telas con brillo y de colores más oscuros son las preferidas, como por ejemplo un rojo pasión, un morado o el clásico negro. Recordá que, al ser verano, el género no debe ser uno pesado, ni mucho menos, una tela calurosa. Un vestido largo nunca falla, es una opción sumamente elegante. Para casamientos de día, podés jugar con estampados o con colores más vibrantes y con telas mucho más livianas.

Según el código de vestimenta

Muchos casamientos establecen un dress code, que normalmente responde al lugar en el cual se realizará. Si este es el caso, debes atender a esto, para no desentonar. Si el código es elegante, es preferible que lleves un vestido largo, acompañando con accesorios a tono, siempre teniendo en cuenta lo que te dijimos anteriormente de los colores y las telas.
Si no se establece un código, o sabés que antemano que será un casamiento informal, elegí un vestido más relajado, inclusive hasta podés optar por un enterizo. ¡Descontracturadamente hermosa!

¿Al aire libre o en un salón?

Este será otro de los factores que deberás tener en cuenta a la hora de armar tu look. Si será al aire libre, te da mayor libertad para elegir un look no tan formal. En este punto, podés jugar con vestidos evasé cortos, y acompañarlos con sandalias no tan altas (teniendo en cuenta que podés tener alguna dificultad para caminar en el césped). Si te animás, y para salir un poco del clásico vestido, podés armar un look con pantalón palazzo u oxford largos, acompañados de un crop top. ¡Una belleza! Lo sencillo es la clave; los accesorios terminan de armar el look.

Por otra parte, si la boda será en un salón, ya podés animarte a modelos más complejos, que incluyan brillo, faldas más voluminosas o vestidos largos. Respecto de los zapatos, también podés apuntar a tacos más altos.

Accesorios para acompañar

Como en cualquier outfit, todo se termina de completar con los accesorios. Para bodas de día y al aire libre, lucite con aros más grandes, al estilo hippie chic. Si sos osada, un pañuelo turbante o un sombrero, terminará de condecorar un look único. El maquillaje debe ser simple y con colores claros. Para la noche, la bijouterie con piedras es la opción más fácil de acompañar. Aquí si podés hacer muestra de un maquillaje con un smoke black, y labios bien destacados.

¿Ya decidiste cuál será tu vestido para la boda de tu mejor amiga? Como siempre les decimos, recuerden que la prenda que elijan, más allá de respetar ciertas cuestiones elementales, debe ser una con la que te sientas cómoda y segura. ¡Esa es la principal regla de la moda!