Cuando nos invitan a un casamiento, una de las mayores preocupaciones pasa por la vestimenta, ya que todas las invitadas quieren lucir espléndidas. Muchas mujeres eligen rápidamente el color sus vestidos, pero a otras les cuesta un poco más, ya que se debe tener en cuenta el dress code, el momento del día de la boda, la estación, y por supuesto, tu gusto personal.

En esta galería de fotos te mostramos decenas de estilos de vestidos, en largos y cortos, sencillos y más glamorosos, es decir, para todos los tipos de invitadas. Pero más importante aún, será decidir de qué color lo usarás. Leé con atención, seguro despejarás tus dudas.

Tener en cuenta la estación del año

Algo que parece obvio, no lo es tanto. Por supuesto que si la boda será en invierno, sabés que preferirás un vestido con mangas largas, aunque eso no es todo lo que hay que tener en cuenta.

Si las temperaturas serán bajas durante la ceremonia, es preferible que además de elegir vestidos con mangas, ya sean largas o tres cuarto, elijas telas abrigadas. En cuanto al color, son preferibles las gamas oscuras: puede ser el clásico negro, que siempre es un acierto, o colores verdes, violetas o rojos. Si preferís un estampado, seguí la misma lógica.

Si por el contrario, la boda será en verano, tus posibilidades deben estar orientadas a lucir colores pasteles, como los duraznos o los rosas pálidos, y los estampados en colores vivos.

Momento del día en qué será la boda

Otro factor a tener en cuenta: el horario del casamiento. Para las bodas al aire libre de mediodía, y sobre todo si serán en verano, lo ideal son los vestidos cortos y en colores vibrantes: puedes usar cualquier gama de colores, desde un clásico bordeaux o azul francia, hasta un osado amarillo o un lila. Lo importante es que sea un color vivo. Un negro, para fiestas al mediodía, lucirá opaco.

Para bodas de noche, el negro se erige como la mejor opción, puesto que su sobriedad marca la diferencia.

Según el código de vestimenta

Muchas parejas optan por aclarar en sus tarjetas de casamiento cuál será el dress code para mantener un cierto equilibrio entre los invitados, o porque muchas veces ciertos lugares así lo ameritan, o hasta lo exigen.

En base a eso, también deberás determinar tu vestido. Si el código de vestimenta exige un estilo formal, una forma de nunca errar es ponerse un despampanante vestido negro largo, en el escote y corte que prefieras. Si no se aclara el código, o éste es informal, podrás elegir entre muchos colores, sin miedo de no acertar con tu elección. Por supuesto, teniendo en cuenta todo lo que señalamos más arriba.

¿La fiesta es formal o informal?

También deberás tener en cuenta si la boda posee un estilo mucho más relajado y solo es una pequeña ceremonia entre amigos y familiares, o si se trata de una glamorosa boda en el salón de un prestigioso hotel. Aunque pueda parecer que no, es bastante determinante. En fiestas de etiqueta, tu vestido debe lucir sobrio y muy elegante, con lo cual es preferible que el color de tu vestido también lo sea: podés utilizar azules, verdes, rojos, negros o azules, y es preferible que sea un estilo monocromático.

Si la boda es informal, seguramente hasta los mismos novios lucirán un estilo relajado, por lo que podés dejar volar tu imaginación, usando lindos vestidos coloridos, que combinen de dos a tres colores o que presenten un alegre estampado.

Otros factores para tener en cuenta

Por último, para elegir tu vestido, debés tener en cuenta otros aspectos, como puede ser el color de tu pelo, el tono de tu piel o qué accesorios pensás usar.

Si tu cabello es negro o castaño oscuro, podés jugar con casi todos los colores, puesto que tu caballo combinará perfecto. Si sos rubia, buscá colores vivos y cálidos, como el amariilo, naranja, crema, marrón o blanco. Para cabellos pelirrojos, se lucen mejor tonos como los verdes, el marfil, el camel o el púrpura.
En el caso del color de piel, para las pieles más claras, buscar tonos como los rojos o los verdes neutros, mientras que las pieles más bronceadas combinan muy bien con colores vibrantes.

¿Ya tenés una idea más clara acerca del color de tu vestido? ¡Buenísimo! Siguiendo los consejos de este artículo, prácticamente imposible que no hayas decidido cuál será el color más adecuado para la boda que se aproxima. Ahora podés empezar a pensar en tu peinado y accesorios. ¡Vas a ser la invitada perfecta!