Es un clásico de todos los tiempos. Año tras año se van renovando los géneros, los diseños y las ideas de cómo llevarlo y cómo combinarlo; sin embargo, el vestido escote en V nunca falla. Conocé diseños posibles de faldas, accesorios ideales y telas de moda para llevarlo en el gran día.

Combinación con faldas

La parte de abajo del vestido puede ser con diferentes diseños o estilos. Siempre quedará muy bien con el tipo de escote elegido. Si querés un vestido de novia corto, podés usar un corte en A, con la cintura bien definida y un poco de volados que le den más movimiento. También, si el corte en V no es tan profundo podés combinar un diseño con un tajo en la pierna y darle a tu look un toque sexy.

Si tu idea es conseguir un look clásico y elegante no dudes en combinar este escote con una falda larga. Puede ser un corte princesa, en línea A pero hasta los tobillos, plisada, drapeada con una cinturón bien ajustado que marque la cintura, un corte sirena si querés marcar bien curvas y la figura o en tubo si querés que sea de líneas sencillas.

Detalles en el escote

El escote en V puede ser más atenuado o muy pronunciado. cualquiera de ellos seguro irá perfecto con vos porque se adecúan bastante a los diversos tipos de cuerpo. Si es muy pronunciado, el escote será el protagonista absoluto, por lo cual es mejor llevar una falda sencilla.

Si te gustan los vestidos de novia con encaje podes aprovechar para darle ese toque en el escote. También podes usar apliques, lentejuelas, canutillos y bordados para destacar justamente esa zona. Otra alternativa si querés estar mas tapada pero con un escote profundo es utilizar dos piezas en el vestido. Un body podría ir bien para un look más descontracturado y encima utilizar una blusa de transparencia con manga ¾.

Algunos detalles destacados para un escote pronunciado son los cierres acordonados, los bordes brillantes y también los escotes pronunciados en la espalda.

Accesorios

Los mejores accesorios para vestidos con ese escote son los más llamativos. Collares de piedras, cortos y con colores estridentes serán una buena elección para levantar de color tu vestido blanco. Si sos más sencilla y básica para los accesorios, usá perlas blancas o nacaradas para darle un estilo vintage a tu look nupcial. Son bienvenidos también los aros largos, pulseras, anillos y cinturones para combinar.

Tipos de espalda

Las espaldas pueden seguir la continuidad de los escotes con corte V. Si así lo elegis, podés tener en el diseño de la prenda un escote de espalda con detalles de bordado, transparencias usando telas de gasa o seda o bien optar por encaje que deja entrever un poco de piel.

Géneros

Si vas a llevar un escote profundo podes usar un género grueso para tapar las partes que necesites o bien jugártela con alguna tela más vaporosa o volátil y darle el toque con un body o bralette. Dentro de la primera alternativa podés optar por gabardina (o terciopelo si es invierno), algodones sintéticos o naturales.

En telas más acordes con un vestido de media temporada y más elegante para boda se destacan el satén por su metalizado y brillo, la organza, taffeta o lace. Para los forros o bodys podés hacer el diseño con acetato, viscosa o algodón.

Agregar más detalles o bien restarle cosas si te parece muy cargado son opciones viables. Recordá que este vestido será hecho a medida y pensando por y para vos, disfrutá del proceso del diseño, llevalo con orgullo y felicidad hasta el altar y guardalo como una reliquia de recuerdo.