Virginia Londero

Seguramente te ronda por la cabeza la idea de agasajar a tu novio el día del casamiento y necesitás una mano. Desde un detalle sencillo como una carta de amor o una coreografía súper ensayada, no hay nada más lindo que sorprenderlo y hacer que las emociones sobrevuelen el aura nupcial. Tu futuro esposo se sentirá muy orgulloso del amor de ambos y te va a agradecer de corazón el momento irrepetible que vivió y disfrutó.

1. Una canción o un poema

Si se te da bien cantar y, más aún, si podés desenvolverte con la guitarra, dedicale una canción en la celebración. De seguro no se lo espera y será un momento encantador que todos guardarán en sus corazones. Además, le otorga más detalles a la boda para personalizarla y crear instantes irrepetibles. Otra opción: si lo tuyo pasa por las letras y la poesía, podés elegir una que resignifique los sentimientos que te envuelven ese día.

2. Flashmob camino a la boda

Si querés sorprenderlo en verdad, una composición clásica o moderna de un grupo de flashmob a la salida de la casa, es una experiencia increíble que fluye hacia todos los espectadores casuales. Un equipo de artistas puede crear una coreografía increíble. Otra opción es un coro que entone las notas de su canción preferida. Ojo, que el novio no llegue tarde a la iglesia.

3. Un video relato

Contarle a tu novio todo lo que sentís en este día tan especial, con un formato audiovisual, puede ser muy emotivo para él. Tenés que poner toda tu imaginación para crear un video relato con fotos de la pareja y una gran participación de tu parte para darle forma a la sorpresa. A partir de las imágenes estáticas puede cobrar vida tu imagen con una música de fondo compartida por los dos.

Mery Jane

4. Cortejo con inventiva

Pensado para una parroquia cálida y familiar y con el permiso del sacerdote, mientras el novio espera en el altar, podés imaginar un cortejo diferente. Relacionado con la entrada nupcial y la música que elijas para caminar hacia el altar, tus amigos más cercanos pueden ser partícipes de una coreografía divertida que anuncie la entrada de la novia y sorprenda al novio sobremanera.

5. Una carta de amor

Tal vez sea una de las sorpresas más clásicas pero no por ello deja de encantar. Podés guardar la carta en el bolsillo del traje de novio para que la encuentre mientras se prepara para el gran día. Con palabras del corazón, recordale por qué te casás con él y todo lo que significa el amor de ambos. Con seguridad, sentirá toda la intensidad del momento que están por vivir.

6. Coreografía con tus amigas

Cuando menos se lo espera en medio de la celebración, podés dirigirte al centro de la pista e iniciar una coreografía con tus amigas. Para ello, lo mejor es ensayar mucho para que salga de película y tu novio quede boquiabierto con tus dotes bailarinas. Le va a encantar y el recuerdo se guardará para la posteridad para que lo disfruten los hijos y los nietos.

Lourdes Peña Photography

7. Invitado sorpresa

Quizá hayan planificado toda la boda con la ilusión de tener a todos los invitados que les dicta el corazón. Sin embargo, puede haber algún familiar o amigo que viva lejos y tu novio no se imagine que podría llegar a estar en la boda. Ponete de acuerdo con esa persona especial para que diga que no puede asistir y entonces organizá el reencuentro y, así, le darás una sorpresa muy especial a tu pareja que sumará más alegría a la fecha tan esperada.

Salvo los momentos íntimos como el de la carta, los otros eventos requieren de tu complicidad con el fotógrafo. En algunos casos, necesitás el permiso o la ayuda de terceros, como la entrada a la iglesia. ¡Que quede todo grabado para inmortalizar al detalle tu regalo del corazón!