Las Cumbres Boutique Hotel & Spa By Don
Las Cumbres Boutique Hotel & Spa By Don

¿Cuánta incertidumbre se puede sostener sin caer en el pavor que provoca un pronóstico de lluvia? La inquietud puede ser intensa o moderada. Lo importante es tomar algunas precauciones y quedar atentos al pronóstico. Dicen que la lluvia es signo de buen augurio, pero de seguro los novios querrán dejar de lado esas supersticiones y no tener la necesidad de enfrentarse al clima. Consejos útiles para atravesar la situación.

1. ¿Y… si llueve?

Es muy común visualizarse en un día espléndido, con un sol increíble o un atardecer de luces doradas. Sin embargo, la realidad nos dice que las lluvias no son ajenas a los días de boda. Quizá también por una cuestión de supersticiones creemos que si no llueve durante todo el mes, tal vez el día de la boda las nubes descarguen toda el agua acumulada. Es momento de comenzar a considerar los factores negativos que deberían enfrentar en caso de mal tiempo, ya sea un frío intenso, días de más de 30° o lluvias imprevistas.

Tentickle Uruguay
Tentickle Uruguay

2. El pronóstico

El frío o el calor no serán problemas a la hora de organizar un casamiento porque van a encontrar muchas ideas para darles el tono preciso a un boda de invierno o de verano. Sin embargo, lo que preocupa a todos los novios es la lluvia, imperiosa y arbitraria. No hay manera de poder conocer al dedillo cómo estará el clima el día de la boda, pero sí existen los pronósticos que les darán una idea muy cercana de lo que podría suceder durante su temporada de bodas.

3. Sean precavidos

Habrán tomado las primeras precauciones al momento de elegir el lugar y la fecha de la celebración. Es un punto que se reflexiona mucho para no ir a ciegas por un camino desconocido. Si la época que eligen para casarse es de lluvias, aunque sean modestas, lo mejor es decantarse por un lugar cerrado. Si se trata de la época estival en un espacio abierto, quizá una buena idea es agregar una carpa o asegurarse de contar con un sector bajo techo.

Komma Eventos
Komma Eventos

4. Tips sencillos

Ya en la recta final, estarán consultando el pronóstico todas las semanas y revisando estadísticas de lluvia y temperaturas promedio en su región o ciudad. Algunos tips sencillos pueden facilitarles mucho la organización. Si es verano, recuerden disponer de repelentes y dispositivos antimosquitos. Consideren la cobertura de la torta de bodas, las flores más resistentes y la disposición de bebidas frescas en época de mucho calor. En invierno estén atentos a la calefacción y a un menú bien calentito. Otras ideas para combatir el frío son las mesas de postres o un coffee bar insuperable.

5. Semana previa

En la última semana ya tendrán una idea muy aproximada de cómo viene el clima para el día de la boda. Todos los conceptos adecuados para el tipo de casamiento tomaron relevancia en estos días y los últimos ajustes con los proveedores indican que todo marcha sobre rieles. Continúen consultando las fuentes de pronóstico y manténganse en comunicación con los proveedores para que nada se les quede en el tintero y tomen sus recaudos en caso de lluvias.

6. El gran día

Si fueron precavidos, han tenido en cuenta la estación del año y el tipo de enlace en una amalgama casi perfecta. También proyectaron un plan B en caso de lluvias que les dará muchas ventajas para disfrutar el casamiento como anfitriones. Aunque también es probable que las dudas no se despejen a pesar de haber tomado todas las precauciones. Tomen estos consejos y no pierdan el foco de las prioridades.

La organización resulta abrumadora para lograr reunir a todos sus seres queridos en el día más especial de sus vidas. Para restar las inquietudes sobre el clima, no lo dejen para último momento y tengan un plan B a mano. Siempre, por las dudas.