Skizze Diseño

El estilo rústico se caracteriza por la utilización de elementos naturales, la mezcla de lo antiguo con lo rural y la conexión con lo campestre. La madera, las flores, la arpillera y el mimbre son algunas de las texturas infaltables para quienes elijan este estilo para su boda. Aquí les dejamos algunas ideas y consejos básicos para un casamiento 100% natural.

Boda a cielo abierto

Pablo Cancela Fotografía

Para armar un casamiento rústico lo primero en que hay que pensar es en las instalaciones. Está claro que si la boda será al aire libre, las posibilidades se multiplicarán, ya que los espacios abiertos proporcionan áreas interesantes para transformar y llenar de encanto. Los quinchos, las sombras debajo de los árboles y hasta la entrada a la chacra son dignos de decorar. Así conseguirán una boda despojada de lujos, pero con un ambiente muy familiar y descontracturado.

Detalles indispensables

Lucía Cruz

Los materiales básicos para una decoración rústica son la madera, la arpillera, algo de encaje y el mimbre. Hay algunos detalles que pueden tener en cuenta, como rodajas de troncos de árboles que ocupen el lugar de centros de mesa o que sirvan para apoyar vasos y platos. También se pueden utilizar para armar souvenirs y detalles para sus invitados. 

Las cestas de todo tipo y tamaño van perfecto para dejar los zapatos —si quieren estar descalzos en el pasto— para acomodar flores, para poner suvenirs a disposición de la gente cuando se va yendo y hasta para poner el papel higiénico en el baño.

Los frascos de vidrio también sirven como floreros, contenedores de caramelos o portavelas. Si son de diferentes tamaños, de mermelada y sin tapa, ¡mejor! No se preocupen por conseguir una estética uniforme; la gracia está en que sean originales y que no haya uno igual al otro.

El comodín perfecto

AlfaMas

Es un material muy versátil. El palet sirve para casi todo. Se puede escribir una frase en cada tabla, un deseo, nombres, indicaciones —a modo de cartel— se pueden colgar plantitas, guirnaldas de luces y hasta armar espacios de sillones o mesitas. Si se animan, pueden restaurar uno viejito con una capa de pintura o barniz

Cosas que todos tenemos

Ricardo Usher

Hay algunos objetos que todos tenemos en casa (o que nuestros parientes nos pueden ayudar a conseguir) y que podemos reciclar para utilizar en la boda. Las escaleras de madera viejas se pueden tunear al igual que los palet y reutilizar para la decoración de un rincón, convirtiéndolas, por ejemplo, en estantes de velas y flores, o como sostén de algún letrero.

Otro elemento que podemos utilizar son los caballetes que usamos para extender la mesa cuando hay asado el fin de semana. Siempre viene bien una mesa de más. También pueden ahorrar unos pesos si llevan mesas o caballetes de madera y los decoran ustedes mismos. Con mantel o solo, dejando ver la madera y sus matices, queda espectacular.

Si queremos dar un aire bien relajado a la decoración, podemos incluir una hamaca paraguaya en algún rincón. Si tienen el placer de contar con niños en el casamiento, es genial poner un sector para que puedan jugar y divertirse. Es fácil instalarlas en cualquier árbol y quedan muy vistosas.

La sencillez, simplicidad y el aire rústico y relajado que proporciona un festejo de este estilo dejará a todos los invitados con la boca abierta. A veces en lo más sencillo es donde encontramos la mayor inspiración para un casamiento con total conexión con la naturaleza.