Nicolas Nuñez

Nada más importante que sentirte cómoda en tus zapatos de novia para disfrutar del gran día. Serán muchas horas las que deberás estar de pie y todas las recomendaciones para elegir zapatos harán hincapié en no sacrificar comodidad por llevar una apariencia que no es de tu estilo más cotidiano o no se adapta a las exigencias de un hecho tan importante como tu casamiento. La ocasión lo amerita.

1. El número

Con las medidas adecuadas, es mejor evitar comprar un número más o uno menos. Los zapatos más grandes invariablemente se te saldrán del pie y los más pequeños serán difíciles de adaptar a tus medidas, aunque luego recurras a algunos trucos para agrandarlos. Si tu compra es online, lo ideal es que no sea tu primera experiencia, sino que ya hayas disfrutado de unos bonitos zapatos de esa marca y de ese mismo talle o que te los hayas probado antes en un lugar físico.

Pura Vida

2. La importancia del soporte

La estructura de los pies es muy compleja y, además, tiene que soportar todo nuestro peso y otorgar el empuje necesario para avanzar y mantener el equilibrio. Sin embargo, por lo general no le prestamos la atención adecuada. Al momento de comprar zapatos, debemos considerar el soporte para el empeine y la planta del pie, ya que esos sectores son los más delicados.

3. Tomarse el tiempo

Cuando acudas a la tienda a comprar tus zapatos de novia, probatelos con tranquilidad, ponete de pie, caminá y revisá la amortiguación, mové los dedos dentro del espacio y comprobá que te sientan cómodos. Por otro lado, podés ir probando otros pares del modelo que hayas elegido, ya que a veces suele pasar que un mismo modelo lleva cierta variación de un ejemplar a otro aunque el talle sea el mismo.

Daniel Sandes

4. Un zapato saludable

Hay ciertas condiciones que determinan la salubridad de un calzado. Sin dejarnos llevar por las tendencias o las modas, debemos observar en forma detallada estos elementos para asegurarnos una compra exitosa. Para ello, debés mirar con atención la horma del zapato y la forma de la punta, la estructura del tacón y la suela, el soporte y la ventilación.

5. Caminarlos

Ya tenés tus zapatos de novia en tu poder. El mejor consejo es caminarlos en casa, todos los días un poco, para que se vayan amoldando adecuadamente a tus pies. Es lo más práctico para evitar malestares, dolores de espalda o ampollas o, en todo caso, tener el tiempo suficiente para cambiarlos o comprar otros más apropiados.

Mathias Arizaga

6. Talcos y desodorantes

El talco evita que se sienta cierto rechino al caminar y es un aliado al momento de cuidar de la salud de nuestros pies y el exceso de humedad en la piel. Además, su textura evita las irritaciones que se puedan producir por el roce del pie con el zapato nuevo. Otros aliados son los desodorantes en barra para sortear las ampollas y aplicar en las zonas más riesgosas.

7. Protectores antiampollas

Para evitarte un dolor de cabeza, podés adquirir apósitos y antiampollas de silicona para prevenirlas o aliviar alguna presión. No te olvides de agregarlos al kit de emergencia que todas las novias llevan consigo para salvar situaciones o contratiempos inevitables y seguir disfrutando de la boda a pleno. En caso de ampollas insalvables, aceleran los procesos de curación y mantienen la zona hidratada.

Poittevin López

8. Plantillas de gel

Las plantillas de gel son muy recomendadas para evitar lesiones y cuidar de nuestros pies. Cualquier problema en el uso de tus zapatos nuevos puede minimizarse con el uso de las plantillas, que contribuyen a la amortiguación del impacto del suelo y al equilibrio natural del cuerpo. Otra opción son las plantillas transparentes de silicona antideslizante, protectoras para los talones.

9. Plan B

Siempre es bueno tener un plan B. Tanto si te decidiste por unos zapatos tradicionales de salón, unos zapatos con plataforma o unas sandalias románticas y atemporales, las clásicas ballerinas pueden salvarte de una mala pasada o, simplemente, podés cambiar de zapatos para sentirte más cómoda para bailar. Las hay muy refinadas y otras más sencillas con variedad de colores y texturas. Consideralas para llevar como repuesto.

Con todos estos consejos, no quedan dudas de que la comodidad es tu objetivo primordial. Es ideal enfocarse en los materiales del zapato, que sean de buena calidad, y en tu personalidad, para sentirte bella y radiante con ellos. ¡Vas a deslumbrar!