Desde paraguas hasta carpas, pasando por infraestructura más robusta, son muchos los recaudos que pueden tener para que le lluvia no arruine el peinado, la comida y les facilite la vida a los invitados. Al elegir el salón, es imposible saber cómo estará el clima, por eso es ideal consultarlo de un mes a 15 días antes y, en caso de que el pronóstico sea bastante claro, preparar un plan B para que la lluvia no les arruine la fiesta.

Paraguas transparentes o de colores

Si a pocos días del casamiento el pronóstico indica lluvias para el gran día, es hora de tomar precauciones. Una buena opción y que no requiere de gran presupuesto es comprar unos paraguas para los invitados. No solo los protegerán de la lluvia, también conseguirán unas fotos muy divertidas. Los colores vibrantes serán siempre una gran alternativa.

Los colores llamativos como el amarillo, rojo, naranja, verde, azul o violeta se adaptan perfecto y le aportan ese toque necesario de color a cualquier día lluvioso. Ideal para jugar, dejar volar un poco la imaginación y pensar poses divertidas para fotos preboda o durante la misma fiesta.

Pisos antideslizantes

Este tip es muy útil no solo para casamiento al aire libre; también sirve para un salón cerrado. Tal vez sea un servicio que ofrezca el mismo salón de fiestas. En caso de que no, pueden comprarlo por metros en alguna casa mayorista. Pueden armar un camino de goma para la entrada, ideal para aquellas invitadas que bajan directo del auto y usen tacos altos. ¡Que nadie se resbale ni se lastime!

Carpa o toldo

Aunque el casamiento sea al aire libre, siempre es bueno contar con una carpa o cerramiento para el momento de la cena o el almuerzo. Si el clima se pone feo pueden colocar las mesas de recepción y souvenirs. Si se casan en una quinta o estancia, las galerías son espacios que se pueden aprovechar para resguardarse de la lluvia. Son espacios cubiertos y techados que no dejan de tener conexión con el exterior; hasta puede disfrutarse de ver caer la lluvia a escasos metros.

Komma Eventos

Dejar bien tapados los regalitos

Si el casamiento es en una quinta y pueden poner los souvenirs bajo techo, mejor. De todas formas es bueno tener un cobertor, que pueden hacer ustedes mismos y que les asegurará que no se mojen. Solo van a necesitar una tela que les guste, que sea algo gruesa así puede proteger mejor, y un elástico que consigan en la mercería. Pasando el elástico por los bordes de la tela conseguirán un cobertor que sujete bien la mesa por debajo y no se salga con el viento. Así no se echarán a perder los regalitos u obsequios que hayan preparado con amor para los invitados.

No hay mal que por bien no venga

La lluvia es un gran escenario para sacar fotos casuales y románticas. Si no les importa mojarse un poco, propongan una sesión al fotógrafo. Quizás puedan hacer un cambio de ropa para no arruinar sus trajes de novios. Pueden proponer a amigos hacerlo con ustedes y, por qué no, armar una gran sesión de fotos bajo la lluvia.

Si el pronóstico no está de su lado, no se preocupen. En caso de hacer el casamiento al aire libre, pueden pedir en la finca o chacra que les dejen a mano elementos útiles para protegerse de la lluvia. En algunos lugares suelen tener opciones de quinchos cerrados o de casas que están dentro del mismo predio. ¡Que nada opaque su gran día!