Rodríguez Mansilla

El día más importante para los novios será probablemente el día de su casamiento. Evitar comentarios incómodos o que puedan interpretarse de forma errónea es muy importante. El hecho de estar presentes ya basta para que uno vaya con buena energía y a pasarla bien. A veces callar a tiempo logra mantener contentos a todos.

No sé por qué se casan

Muchas veces queremos hacer chistes pero no terminan saliendo como esperamos. Es mejor no decir nada que pueda herir a los novios porque además es un día muy sensible donde ambos estarán nerviosos. Existen las parejas que deciden no dar el sí, y es respetable totalmente, pero también deben respetar y festejar junto con los que con mucho amor prepararon todo y eligen festejar con sus invitados ese día. Si estás ahí, es porque sos importante para la pareja, por lo que no sirve de nada debatir opiniones encontradas que puedan llegar a herir a alguien. Cada uno debe disfrutar de su estado, y en este caso ¡de la linda celebración de amor!

Sempiterno Fotografía

¿Para cuándo el bebé?

Los novios llevan muchos meses preparando el casamiento y el momento de disfrute es ese. Después verán qué pasará en el futuro, por lo pronto es mejor concentrarse en el presente y ¡en la comida, el baile y la fiesta!

Se quedaron cortos con la comida

Otra cosa que puede pasar es que los platos, las entradas o bien las bebidas estén mal calculadas y no alcancen con la cantidad de invitados. Si es asi, mejor guardar los comentarios para otro momento. Si algo falta, mejor buscar lo que sobra para compensar y dejar la cuenta saldada. Es una noche nada más!

Juan Razquin Fotografía

El catering parecía más lindo por foto

Si estuviste en la preparación o ayudaste en algo, ¡un punto para vos! Lo bueno seria que si las cosas no salen como se esperan, es mejor ver el vaso medio lleno. Si los novios están nerviosos por la situación o enojados porque algún detalle no resultó ser lo que esperaban no hace falta recordarles que se equivocaron.

¿Por qué invitaste a "fulanito"?

Seguramente haya personas que no sean del todo de tu agrado. Pero sí habrá gente que quieras y que vayan con vos al casamiento. Si es así, saludar con educación y respeto es la mejor opción y luego a disfrutar con la gente que es amiga y que tiene buena onda con vos. No es momento de reprochar a los novios por algún invitado o por algún disgusto para con otros invitados. Cada quien es libre de elegir a quién invitar a su boda y ellos tienen todo el derecho a pasarla bien con las dos partes y compartir ese momento con ambos. Que nada opaque ese momento.

Gabriel Bessio

No salió como querían

Al igual que el punto anterior pero en referencia a cualquier otro aspecto del casamiento, es vital no hacer referencia a los errores y sí a los aciertos. Para cambiar el chip sería buena hacer énfasis en lo que sí gustó, en lo que salió bien o en lo que es lindo y estético, por ejemplo la decoración. Si están a cargo de algún área y surge algún problema, habrá que guardarlo como anécdota para otro momento lejos de ese día y así podrá ser divertido contarlo más relajados.

Hacer el ejercicio de halagar en vez de criticar, de acentuar lo lindo y lo que salió redondo en vez de recordar lo que pudo haber sido mejor, son parte de la ayuda que los novios necesitan ese día. Siempre sumar y nunca restar, porque hoy le toca a ellos, ¡pero mañana les puede tocar a ustedes!