Sin dudas, el encanto de Europa es el ingrediente para una luna de miel perfecta. El Viejo Mundo tiene tantas maravillas que no entran en nuestra imaginación. Y la luna de miel se vuelve una oportunidad para aquellas parejas que quieren introducirse en la magia y la energía de sus ciudades e historia. Para ello, es importante comenzar a planificar con mucha antelación y asegurarse de tener todo apuntado para disfrutar al máximo los días tan anhelados.

1. Cuándo viajar

De junio a septiembre, en pleno verano boreal, es ideal visitar la parte norte de Europa, dadas las temperaturas más cálidas. Durante esos meses también pueden encontrar países como Italia con ocupaciones al cien por ciento por la temporada estival. Los que han viajado, recomiendan que los viajeros elijan de marzo a junio o de septiembre a noviembre; es temporada media y el clima es más templado. La temporada baja abarca los meses de diciembre a febrero, pero el clima no favorece un paseo europeo.

2. Cuánto tiempo

A partir de la elección del itinerario, lo más placentero resultará si pueden recorrer las ciudades con relativa tranquilidad. Sin embargo, eso les puede quitar tiempo de conocer otros sitios. Los que ya tuvieron alguna experiencia recomiendan pasar un mínimo de 2 o 3 noches en cada ciudad. En Uruguay, la ley prevé solo 3 días de licencia por matrimonio en el sector privado. De esta forma, entonces van a tener que juntar la licencia con las vacaciones anuales para poder viajar a Europa.

3. ¿Ir por agencia?

La mejor forma de conocer las ciudades es armando una buena planificación dinámica, de forma de no quedarse solo con los itinerarios que ofrecen las agencias. Pero para ello, es preciso hacer toda una investigación y adquirir los conocimientos necesarios para moverse por Europa con cierta soltura, para ir descubriendo y experimentado los lugares más bellos que tienen la oportunidad de ver y admirar.

Es posible que si nunca han ido a Europa, se sientan algo inseguros. En este caso, es buena idea comprar un paquete por agencia. Los operadores turísticos también tienen acceso a opciones turísticas especiales de luna de miel y, así, pueden obtener algunos tips de regalo, como masajes o día de spa, o conocer el mejor momento para viajar y reservar vuelo.

4. Moverse por Europa

Para recorrer y pasear por Europa, las forma más viables son el tren y el avión. Son los medios más eficientes para trasladarse entre las ciudades. En el caso de los trenes, las estaciones son accesibles dentro de las mismas ciudades y las ventajas son muy atractivas. Se aprovecha mejor el tiempo, se conoce mayor cantidad de lugares, resulta un viaje cómodo y rápido, cada ruta tiene muchos trayectos posibles. Por otro lado, si pierden un tren o se cancela, es sencillo reasignar los boletos y tomar el siguiente.

En el caso de los aviones, existen numerosas aerolíneas low cost que ofrecen diferentes itinerarios a precios relativamente económicos. ¡Estén atentos a las ofertas!

5. Documentos en regla

La documentación necesaria abarca el pasaporte con validez mínima de 3 meses, reservas de hospedaje, seguro médico internacional y alguna prueba de solvencia económica. Para los uruguayos no es necesario contar con Visa de ingreso. Sin embargo, la nueva reglamentación de la Unión Europea solicitará la Visa ETIAS (Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes) a partir de 2021 a países latinoamericanos para ingresar al espacio Schengen.

6. Destinos clásicos

Siguiendo las líneas ferroviarias, el destino más clásico que lleva a los novios a viajar a Europa es la combinación de las ciudades de Roma-Florencia-Venecia-Viena-Praga u otra ruta más sofisticada por capitales europeas: París-Ámsterdam-Berlín-Praga-Viena. Tener la ruta marcada con anticipación los va a ayudar a planificar transportes y hospedajes. De la misma forma, es mejor tener las reservas hechas con anticipación e ir ajustando las fechas y los detalles a último momento.

7. Destinos alternativos

Una luna de miel alternativa invita a elegir otras rutas menos conocidas, pero con el encanto europeo sublime y desafiante siempre presente para todos aquellos que se animen a recorrer estas ciudades y disfruten de sus maravillas: Véneto, Siracusa o Capri en Italia; Brujas en Bélgica; las playas de Torremolinos en España y El Algarve en Portugal; Budapest en Hungría; Dublín en Irlanda; Colonia en Alemania, y mucho más.

Sin caer en lujos y gastos exorbitantes, hay opciones para todos los bolsillos. La historia, la arquitectura y la cultura, y la fusión con los maravillosos paisajes, todo se conjuga para una luna de miel perfecta e idílica en Europa. ¡Que lo disfruten!