Ir al contenido principal
Casamiento

7 lecturas para casamientos civiles

Los casamientos civiles permiten personalizar algunos detalles y las lecturas de un poema suelen dejar esa huella de la pareja que promete un camino de emociones. Nos van a contar algo de los novios y vamos a conocer un poco más del amor.

Nicolas Nuñez

A veces un poema o una canción pueden decir con palabras aquello que sentimos por nuestra pareja. Al no estar ajustadas a un protocolo, las bodas civiles pueden tener un aire más romántico si la pareja quiere incluir una lectura que la identifique y hacer partícipes a los familiares y amigos de un recorrido de sensaciones. En la web van a encontrar una variedad de textos de acuerdo con sus gustos personales y el estilo de la pareja. ¡Te dejamos una pequeña recopilación!

1. La mujer que yo quiero, de Joan Manuel Serrat

La mujer que yo quiero, no necesita
bañarse cada noche en agua bendita.
Tiene muchos defectos, dice mi madre,
y demasiados huesos, dice mi padre.

Pero ella es más verdad que el pan y la tierra.
Mi amor es un amor de antes de la guerra
para saberlo...
La mujer que yo quiero, no necesita
deshojar cada noche una margarita.

La mujer que yo quiero, es fruta jugosa
prendida en mi alma como si cualquier cosa.
Con ella quieren dármela mis amigos,
y se amargan la vida mis enemigos...

porque sin querer tú, te envuelve su arrullo
y contra su calor, se pierde el orgullo
y la vergüenza...
La mujer que yo quiero, es fruta jugosa
madurando feliz, dulce y vanidosa.

La mujer que yo quiero, me ató a su yunta,
para sembrar la tierra de punta a punta
de un amor que nos habla con voz de sabio
y tiene de mujer la piel y los labios.

Son todos suyos mis compañeros de antes...
Mi perro, mi Scalextric y mis amantes.
¡Pobre Juanito...!
La mujer que yo quiero, me ató a su yunta:
pero, por favor, no se lo digas nunca.

Pero, por favor, no se lo digas nunca...

Fernando Grela Tuset

2. Noches de boda, de Joaquín Sabina

Que el maquillaje no apague tu risa,
que el equipaje no lastre tus alas,
que el calendario no venga con prisas,
que el diccionario detenga las balas,

Que las persianas corrijan la aurora,
que gane el quiero la guerra del puedo,
que los que esperan no cuenten las horas,
que los que matan se mueran de miedo.

Que el fin del mundo te pille bailando,
que el escenario me tiña las canas,
que nunca sepas ni cómo, ni cuándo,
ni ciento volando, ni ayer ni mañana

Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.

3. Yo no te pido, de Pablo Milanés

Yo no te pido que me bajes
una estrella azul
sólo te pido que mi espacio
llenes con tu luz.

Yo no te pido que me firmes
diez papeles grises para amar
sólo te pido que tú quieras
las palomas que suelo mirar.

De lo pasado no lo voy a negar
el futuro algún día llegará
y del presente
qué le importa a la gente
si es que siempre van a hablar.

Sigue llenando este minuto
de razones para respirar
no me complazcas no te niegues
no hables por hablar.

Yo no te pido que me bajes
una estrella azul
sólo te pido que mi espacio
llenes con tu luz.

Pablo Denis Fotografía

4. Rimas XV, de Rubén Darío

Un castillo de blancas azucenas
donde una mano leve
coloque entre armonías y rumores
rocío transparente;
un rayo misterioso de la luna
empapada en el éter;
un eco de las arpas que resuenan
y el corazón conmueven;
un beso de un querube en tus mejillas;
algo apacible y leve,
y escrita sobre la hoja de albo lirio,
una rima de Bécquer.

5. Bella, de Pablo Neruda.

Bella, mi bella,
tu voz, tu piel, tus uñas
bella, mi bella,
tu ser, tu luz, tu sombra,
bella,
todo eso es mío, bella,
todo eso es mío, mía,
cuando andas o reposas,
cuando cantas o duermes,
cuando sufres o sueñas,
siempre,
cuando estás cerca o lejos,
siempre,
eres mía, mi bella,
siempre.

6. Hagamos un trato, de Mario Benedetti

Compañera
usted sabe
puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted

es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

Jessphotopop

7. Yo Prometo, de Dorothy Colgan

Prometo darte lo mejor de mí y no pedirte más de lo que puedas dar.
Prometo respetarte como a mí mismo y realizar tus intereses, deseos y necesidades, que son tan importantes como los míos.
Prometo compartir contigo mi tiempo y atención y llenar de felicidad, fortaleza e imaginación nuestra vida juntos.
Prometo abrirte mi alma, dejarte mirar a través de la ventana de mi mundo interior, de mis temores más profundos, sentimientos, secretos y sueños.
Prometo crecer contigo y mantener nuestra relación viva y apasionante.
Prometo amarte en los buenos y malos tiempos, con todo lo que tengo para dar y todo lo que siento, de la única manera que conozco: Completamente y para siempre."

Las palabras van a ser más que palabras. El significado tiene que embarcarnos en un viaje de emociones y lograr una devolución constructiva. Pueden haber risas o lágrimas, y todos los invitados van a conocer un poco más del alma de los novios. ¡No te sorprendas si ves más de un lagrimón!