Menorca Films

Después de tantos preparativos y tantas cosas en la cabeza es esencial que no te olvidés del papeleo importante. Sí, sabemos que los trámites, papeles, esperas, reuniones, idas y venidas... suelen ser pesados, pero son cosas que no podés dejar pasar y que tenés que dejarlas en orden, ¡luego ambos lo van a agradecer! Hay que ser consciente que con el matrimonio no sólo se crean vínculos de orden personal sino también de carácter patrimonial.

Es muy importante que se reglamente la administración de los bienes entre los dos, es decir, si van a pactar capitulaciones matrimoniales: bienes gananciales o régimen por mutuo acuerdo o si van a optar por la separación de bienes, o cómo van a distribuir o repartir los bienes en el momento que se disuelva el matrimonio ya sea por divorcio o fallecimiento de alguno de los cónyuges. Te vamos a explicar las opciones que existen para que consideres la más oportuna:

¿Qué son las capitulaciones matrimoniales?

A capitulaciones matrimoniales se le llama a la convención o el acuerdo establecido por un contrato que regula la relación económica del matrimonio. Existen dos maneras de llevar a cabo la tarea de administrar, distribuir y repartir los bienes.

Los cónyuges pueden escoger uno de los dos regímenes que existen. Por un lado, el código civil marca el régimen legal, que es el régimen de bienes gananciales. Esto quiere decir, que si no se dice lo contrario, automáticamente quedarán casados bajo el patrimonio de bienes gananciales. Por otro lado, también es viable que los cónyuges puedan determinar el régimen que desean por acuerdo de ambas partes.

Bienes gananciales: ¿qué son?

Habiendo excepciones, para este tipo de régimen la ley prevé que todos los bienes adquiridos por cualquiera de los dos cónyuges sean bienes gananciales, es decir, compartidos. Por regla general, en caso de disolución del matrimonio se atribuyen a la mitad estos beneficios o ganancias. Que es lo mismo, si comprás un automóvil automáticamente pasa a ser también propiedad de tu marido o mujer. Si luego se disuelve el matrimonio, se dividiría su valor en partes iguales.

Es importante que sepas que existen también los bienes privativos que son aquellos patrimonios que adquiriste antes de la celebración del matrimonio y que, aunque estés dentro del régimen de bienes gananciales, los bienes son sólo tuyos.

Sacramento Audiovisuales

Y si es por mutuo acuerdo, ¿qué podemos pactar?

En términos generales, se tiene que pactar un régimen distinto al establecido en el código civil y debe estar permitido por ley. El más usual es la separación de bienes, no obstante, puede ser una elección que ambos consideren y estén de acuerdo. Tendrán que acudir a una escribanía para consultarlo, el escribano les dirá si puede ser válido el régimen que desean para finalmente pactarse.

¿Cuándo se tiene que tramitar? 

Las capitulaciones matrimoniales sólo pueden otorgarse de forma previa a la celebración del matrimonio. Esto quiere decir que si quieren optar por un régimen distinto al de gananciales lo tienen que hacer antes de casarse, de modo contrario, quedarán bajo el patrimonio de la ganancialidad o bienes gananciales.

Separación de bienes: ¿en qué consiste?

La separación de bienes es un trámite judicial con el que se pacta una independencia total de patrimonio, es decir, que lo mío es mío y lo tuyo es tuyo.

¿Cuándo se puede tramitar?

La separación de bienes sólo se otorga después de la celebración del matrimonio. Por lo tanto, una vez que estén casados pueden tramitarla. Es conveniente el asesoramiento y realizar la tramitación con un escribano si tienen planteado este tipo de régimen para barajear las posibilidades que hay y pactar según la conveniencia de ambos.