Ir al contenido principal
Casamiento

¿Cuál es el orden de entrada a la iglesia?

¿Quién entra primero? ¿El novio? ¿El padrino y madrina del casamiento? ¿Los padres de él o los padres de ella? No desesperen, son dudas comunes entre los novios, pero acá estamos nosotros para resolvérselas. Sigan leyendo porque acá se lo contamos.

Focus in Life

Cuestiones importantes como, por ejemplo, establecer el orden de entrada a la iglesia si se casan en una ceremonia religiosa hay que resolverlo días o, para ser más precavidos, meses antes del gran día. ¿No saben cómo comportarse una vez dentro? Tomen nota porque acá se lo contamos con lujo de detalles. 


Cumplir el protocolo

Cuando se casan por iglesia tienen que cumplir un protocolo, no solo en la música o en la vestimenta, sino también en el orden de la entrada de los novios al altar. Los primeros en entrar serán los invitados, quienes deberán tomar asiento a medida que vayan llegando para procurar la tranquilidad y la armonía. Es importante que ellos lleguen con un tiempo de antelación, ya que no querrán que mientras la novia o el novio estén de camino al altar con los respectivos padrinos, aparezca por detrás un invitado perdido que ha llegado tarde a su gran día.

Una vez estén todos los invitados colocados en su sitio, el siguiente en entrar a la iglesia, minutos antes del inicio de la ceremonia, será el novio junto a la madrina del casamiento que, por lo general, suele ser su madre. Con la música elegida para la ocasión sonando de fondo, el novio deberá entrar agarrado del brazo de la persona que lo acompaña.

Cuando pase por el pasillo podrá saludar a sus invitados con una sonrisa y cuando llegue al altar, deberá colocarse en la parte derecha de este.

La entrada de la novia comienza cuando empieza a sonar la canción elegida para ese instante que, por lo general, suele ser una marcha nupcial. Se trata de uno de los momentos que más expectación y emotividad crea, ya que todos quieren ver cómo es el vestido que convertirá a esa hermosa mujer en una preciosa novia. Cuando la melodía empiece a sonar es sinónimo de que llegó la hora de que los invitados se pongan de pie para recibirla. Ella agarrada del brazo de su padre o padrino, entrará a la iglesia precedida por los más chicos de la familia que se encargarán de lanzar pétalos de rosas y llevar las alianzas. Mientras que detrás, vendrán las damas de honor o los nenes más grandes que procurarán mantener la cola o el velo del vestido para que la novia no se tropiece con él.

Manu & Clau

¿Dónde se ubica cada uno?

Está establecido que la familia y amigos de él se sienten a la derecha, mientras que la familia y amigos de ella ocupen la izquierda. Recuerden que los bancos principales suelen estar reservado para los familiares y amigos que participarán de forma activa en la ceremonia. Aunque hoy en día, muchos novios se saltan ese protocolo y colocan carteles con frases como: “hoy se crea una nueva familia, no elijas bando, elige el asiento que quieras”.

Cuando la novia llega al altar, deberá despedirse del padrino con un beso y colocarse en la parte izquierda. Los padrinos del casamiento pueden quedarse en un lateral, cerca de los novios, es decir, la madrina en el lado derecho y el padrino en el izquierdo, o si prefieren pueden sentarse en los bancos principales reservados para ellos. En cuanto al cortejo nupcial, si lo tienen, los que acompañan al novio no entran por el pasillo, sino directamente por el lateral derecho del altar y se colocan ahí mismo, mientras que las damas de honor entran detrás de la novia y se pueden colocar a su lado en el altar o sentarse en los bancos principales.