AlfaMas

Si se van a casar por Iglesia, seguramente el sacerdote ya les habrá explicado cuáles son las condiciones para hacerlo. Es una ceremonia muy sentida, ya que exponen ante Dios y ante las personas que más quieren su amor, que de ahora en más trabajarán para que sea para siempre. Como toda ceremonia, posee una estructura, con partes que son obligatorias y otras que pueden obviarse.

La ceremonia católica está cargada de simbolismo para las parejas que profesan la fe católica, porque significa un vínculo espiritual. Es bueno si pueden conversar con el sacerdote antes de la ceremonia, o si pueden elegir algún clérigo que ya los conozca, para así lograr un ritual más íntimo aún.

Llegada de los invitados

La idea es que tu familia y amigos lleguen al menos quince minutos antes, para poder ubicarse con tiempo. Los lugares pueden estar designados con anterioridad: suelen dividirse los asientos en dos sectores, según de qué miembro de la pareja sean invitados, aunque para un estilo más desestructurado, pueden sentarse donde quieran.

Los padres, abuelos, y familia más cercana suelen estar siempre en los primeros asientos. Los padrinos de la boda tienen asientos especiales, también en primera fila.

Londero Cogoy Audiovisuales

El momento del novio y su madrina o padrino

Por lo general, se estila que el novio ingrese con la madrina de boda, que suele ser su madre o abuela. No es algo obligatorio, por lo que como novio podés elegir entrar con quien quieras, aunque sería preferible que lo consultes con el sacerdote. En ese momento, los invitados ya estarán de pie, mientras que el sacerdote los espera para recibirlos en el altar, les da la bienvenida y esperan a la novia.

Todas las miradas hacia la novia

Cuando la música empiece a sonar, ingresa la novia junto con su padrino o madrina, y se lleva todas las miradas. Es un momento cargado de emoción, ya que también es la primera vez que el novio ve a la novia con su flamante vestido.

Protocolarmente, primero entra el cortejo de la novia, que pueden ser las amigas o estar conformados por niños. Luego, el padrino “entrega” a la novia al novio, se saludan, y todos se disponen para comenzar la ceremonia.

De la Paz

Palabras de bienvenida

Una vez que todos están sentados, el sacerdote se dispone a saludar a todos, contando cuál es el motivo por el que se están reuniendo en ese momento. La ceremonia religiosa del casamiento no es la misma a una misa común; suele ser más corta y tener otras partes.

Dependerá también de los sacerdotes: hay algunos que son menos estructurados, y otros siguen el rito al pie de la letra. En cualquiera de los dos casos, darán inicio a la ceremonia con unas lindas palabras, y anunciando el nombre de la pareja pronta a ser matrimonio.

Liturgias a cargo de gente querida

En el momento de la lectura bíblica elegida para la ocasión, pueden ser los padrinos, familiares o amigos los que refieran dichas palabras. Generalmente suelen ser liturgias referidas a la importancia del amor, de la fidelidad y del compromiso que uno asume al casarse.

Homilía

Es cuando el sacerdote se encarga de dar una significación más profunda a lo referido en las lecturas bíblicas, y hace un traspaso a la realidad cotidiana de las parejas recién casadas. Es un momento que depende mucho de la personalidad y la cercanía que tenga el sacerdote con la pareja, pero suele ser un momento de mucha reflexión y ayuda para el camino que comenzaron a emprender juntos.

Sempiterno Fotografía

“Sí, quiero”

Uno de los momentos más emocionantes es cuando cada uno de los integrantes de la pareja manifiesta su voluntad de contraer el sacramento del matrimonio, entendiéndolo como un compromiso diario, y para toda la vida. El sacerdote hace la gran pregunta, a los que los novios responden el famoso “Sí, quiero”.

Intercambio de anillos y la Eucaristía

Luego de una de las frases más esperadas por todos en el casamiento, llega el momento de intercambiar los anillos, que simbolizan la entrega de cada uno de los novios hacia el otro. Este momento puede ir acompañado de palabras de los novios, o pueden repetir lo que el sacerdote vaya indicando.

Luego, según el protocolo religioso, ambos novios deben comulgar. El resto de los invitados que así lo deseen, siguen con el momento eucarístico de la celebración.

Faculuz Fotografía

Para una vida bendecida

El sacerdote le pedirá a la pareja que se arrodille e inclinen sus cabezas, para que pueda darles la bendición. Esto significa que da el visto bueno de la Iglesia para que este matrimonio se consagre como una pareja cristiana frente a la sociedad. Luego, el beso tan esperado: el primer beso como recién casados. ¿Ya imaginan cómo será?

Fin de la ceremonia

El último paso es que los padrinos y madrinas, en conjunto con los novios, firmen al acta matrimonial. Luego de eso, ya pueden caminar felices por ese pasillo, que minutos antes los recibió tan nerviosos.

Las ceremonias religiosas están repletas de simbolismos y de espiritualidad, y son muy importantes para las parejas creyentes. Conocer de qué van es necesario, para ir bien preparados, aunque lo importante es disfrutar cada uno de los momentos, porque se viven una sola vez.